domingo, 15 de julio de 2012

Compré mi atado de Chesterfield con esta novedad. Bueno…novedad, lo que se dice novedad, digamos que no, considerando que muchas marcas de cigarrillos tienen estas fotografías. Pero nunca había visto imágenes en los atados de la marca que fumo, sí las famosas palabras “el fumar es perjudicial para la salud” y algún otro párrafo desalentador. Seguro que la imagen no me quitará las ganas de fumar (lamentable y tristemente) pero confieso que quité los 20 cigarrillos del paquete y los puse en el otro que acababa de vaciar, y luego tiré el paquete con la imagen al tacho de la basura. Entiendo que por estos tiempos existen fuertes campañas gubernamentales contra el cigarrillo, entiendo que a la medicina pública le cuesta mucho dinero cuidar a pelotudos fumadores como yo. Estamos de acuerdo y hasta la foto de la rata o la del pulmón con cáncer que había visto en otros paquetes eran para mí aceptable. Pero esta imagen es la de una persona, el rostro de una persona que no sé que otros pecados habrá cometido aparte de fumar, y ahora debe posar para una foto (denigrándose, enfermo, mal herido) que se repetirá por miles en los paquetes de su propia enfermedad. Diciéndolo en criollo: creo que se fueron al carajo. O como dice la bonita expresión española: se les fue la olla. L.P.

4 comentarios:

Igor dijo...

Pura hipocresía para mandarlos a todos al carajo.
Eso sí, además, pagas un mogollón de impuestos en un país con salarios de hacemereír.
Luego, en ese casino que no existe, se podrá hacer de todo, y sin fotos.

Consejo: pasate a los emboquillados. Recomiendo la marca Manitou. Yo me los hago en casa... Y sin fotos.
Saludos.

Lucas dijo...

Gracias Igor. Voy a ver si me acostumbro a fumarlos, y si puedo conseguir esa marca de tabaco en este país. Un abrazo, che.

laura dijo...

lo de la foto, es tu parecer obvio, es como cuando ponen al costado de la ruta los vehículos que participaron en un accidente. Ese montón de hierros retorcidos que pretende recordarte los límites permitidos de velocidad
No son ni más ni menos que llamados de atención para que tu cerebro haga el click

bueno, yo iba a decirte que "entendieras" menos y que actuaras más, pero a tu favor y buscandole la vuelta para no seguir fumando. Esto no lo digo ni con el dedo acusador levantado, ni pretendiendo dar un sermón, lo digo con absoluta humildad desde el lugar de fumadora de casi dos paquetes diarios durante muchos años de mi vida

un beso, Lucas

Lucas dijo...

Gracias por pasarte, Laura. Sí que debo dejar de fumar. Te agradezco el comentario. Estoy en plan de ver primero como dejo el cigarrillo, y segundo como vivo sin él.
Un beso.